Por qué los sojeros quieren pagar el Iragro y el IVA agropecuario, y no el impuesto a la exportación

campo

Los productores y exportadores de soja se han puesto de acuerdo en algo: impulsar la aprobación del Iragro y el IVA agropecuario, de tal modo a archivar el impuesto a la exportación de granos en estado natural. ¿Por qué?

 El IRAGRO

Con la transformación del Imagro en Iragro, el Ministro Ferreira y la UGP dicen que se disparará la renta agropecuaria de 14 millones US$ (lo que recaudó el Imagro en el 2012) a 250 millones de dólares, por medio del ajuste de la tasa del 2,5% a 10% para los MEDIANOS productores, e incluyendo a una parte de los PEQUEÑOS productores como contribuyentes de renta, con una tasa del 10%. La tasa para los GRANDES productores seguirá fija en 10%.

Semejante salto en la recaudación es imposible apretando a los PEQUEÑOS y MEDIANOS productores, que solamente tienen alrededor del 14% de la superficie destinada a la actividad agropecuaria. Los PEQUEÑOS y MEDIANOS son responsables del 14% de la recaudación de IMAGRO que el año pasado fue de 14 millones US$. Por lo que los MEDIANOS y PEQUEÑOS habrían contribuido con 1,9 millones de dólares. Si los PEQUEÑOS y MEDIANOS contribuyen con 1,9 millones de dólares de IMAGRO, suponiendo que su contribución como sector se quintuplique se pasaría SOLAMENTE a alrededor de 8 millones US$ anuales adicionales. Un aumento en la recaudación que estaría sumamente lejos de alcanzar la ambiciosa meta de 250 millones US$. Los sojeros prefieren el Iragro porque:

*Porque es el impuesto más fácil de evadir. De hecho hoy todo el sector agropecuario paga 14 millones US$ anuales cuando deberían contribuir con alrededor de 250 millones.

*Porque es imposible controlar a 290.000 productores agropecuarios repartidos por todo el país. El Ministerio de Hacienda no tiene capacidad de control. Los recursos humanos son de lejos insuficientes, y existe una alta complicidad con la evasión (corrupción).

*Porque prefieren un impuesto fácil de evadir antes que uno difícil de evadir. Con el impuesto a la exportación bastará fiscalizar diez agroexportadoras para recaudar casi el 100% de su potencial.

 

IVA Agropecuario

Este impuesto en su mayor parte lo van a pagar los consumidores de productos agropecuarios, no los productores. Los sojeros exigen la devolución del IVA cuando exportan como productos procesados o en estado natural. Lo único que el Estado recaudaría en este caso es lo que se comercializa en el mercado interno, en los mercados y supermercados, y que afectarán principalmente a la clase media y baja, aumentando en un 5% varios productos de la canasta básica. El Estado en este caso estará permitiendo que se graven nutrientes alimenticios básicos en un país con más de dos millones de pobres.

El impuesto a la exportación de granos

Este impuesto es la mejor opción para el país en este momento, porque:

  1. Su implementación es de bajo costo para Hacienda, y la posibilidad de evasión es mínima, dado que se debe controlar a unas pocas empresas que realizan la exportación.
  2. La recaudación será inmediata para el fisco, en un monto aproximado de 300 millones US$ anuales, con una tasa baja de hasta 10 %.
  3. Fomentará la industrialización de la materia prima, desestimulando la exportación de granos sin valor agregado.
  4. La experiencia argentina muestra que no desestimula la producción, ya que teniendo un impuesto a la exportación del 35%, este año alcanzarán una cosecha récord de soja de 50 millones de toneladas.

El impuesto a la exportación efectivamente permitirá al Estado contar con mayores recursos, y permitirá caminar hacia un sistema tributario más justo y desarrollista.

Sociedad de Economía Política del Paraguay

SEPPY

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *